Dos frases y una conclusión.

28 febrero 2017 | Categorías: Noticias | |

Antonio Piazuelomiembro de Attac en Aragón

Es tal la incontinencia de nuestros políticos a la hora de hacer declaraciones en los medios de comunicación que ha dado lugar ya a un par de fenómenos curiosos: uno es la aparición de un tipo de periodismo (periodismo de declaraciones se le llama) que simplemente en recoger las palabras que pronuncia Fulano para, a continuación, hacer públicas las respuestas que le dan Mengano y Zutano, sin que el periodista se vea en el compromiso de añadir nada que pueda esclarecer cuál de los tres lleva razón, si es que alguno la lleva. A eso le llaman algunos imparcialidad. El otro fenómeno, naturalmente, es que la inmensa mayoría del país escucha esa avalancha de declaraciones como quien oye llover, sin hacerles el menor caso.

A veces, sin embargo, merece la pena detenerse en alguno de esos desahogos verbales de nuestros políticos porque, seguramente sin querer y con la intención contraria, nos están dando pistas sobre la realidad de lo que piensan y sobre el sentido de sus actos. Es el caso de unas recientes declaraciones del presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, en las que se quejaba de que los parlamentarios de Podemos exijan la salida del consejero de Hacienda, Fernando Gimeno, como condición previa para poder votar a favor del presupuesto de la comunidad.

PRIMERA FRASE: Afirma Lambán que “La confianza no se tiene sobre un consejero sino sobre un gobierno y, en particular, sobre su presidente”.

Bien mirado, no deja de tener sentido lo que dice el presidente. Incluso puedo ir más allá y decir que estoy completamente de acuerdo con él, tan de acuerdo que no será esta la primera vez que le aconsejo que cese al consejero Gimeno, incluso si le reconozco su habilidad y destreza en el complicado ejercicio de “marear la perdiz”. No cabe la menor duda de que en ese terreno es difícil encontrar a nadie más capacitado que él, pero me parece que esa virtud no compensa el coste político de su gestión. Un coste cuyas consecuencias termina pagando todo el Gobierno, que afecta a consejeros y consejeras que nada tienen que ver con él.

Y, evidentemente, afecta sobre todo al presidente Lambán por la sencilla razón de que es él quien le ha nombrado, quien le mantiene en el cargo y quien le apoya. De manera que, siendo cierto que la confianza no se tiene sobre un consejero sino sobre el gobierno y, en particular sobre su presidente, no deja de serlo también que la desconfianza generada por un consejero se extiende como una mancha al gobierno en su conjunto y, particularmente a su presidente. Eso, no le den más vueltas, es lo que sucede con el señor Gimeno.

Recomiendo al señor Lambán que se interese por conocer la opinión que tiene la mayoría de los aragoneses sobre su consejero y, siguiendo su propio razonamiento, se aplique esa opinión a su persona.

SEGUNDA FRASE: Añade Lambán, refiriéndose a la exigencia de Podemos para que cese a Gimeno si quiere acordar con ellos el presupuesto: “Es un chantaje político puro y duro. Y no vamos a permitirlo”.

Aquí sí que no tengo más remedio que discrepar del presidente, qué le vamos a hacer. Porque lo que es una barbaridad política y un sinsentido es precisamente calificar de “chantaje” a lo que es obviamente una condición, tan legítima como cualquier otra si se razona, para sentarse a negociar. Es seguro que a alguien con la dilatada trayectoria de Javier Lambán le habrán planteado más de una vez condiciones como esta, y aún más exigentes, como nos las han planteado (y hemos planteado nosotros) a todos los que desempeñamos alguna vez una responsabilidad política.

De modo que cabe preguntarse por qué utiliza Lambán tan gruesa e inapropiada descalificación cuando precisamente se trataría de ganar la voluntad y la confianza del partido al que acusa de chantajearle. La respuesta a esta pregunta, el corolario que se desprende de esas dos frases presidenciales, es que esa precisamente es la estrategia, como yo denuncié hace meses.

COROLARIO: Lo cierto es que no tienen el menor interés en que se apruebe el presupuesto. Esa es la miserable jugada política que propuso el consejero Gimeno al presidente y este asumió.

Una jugada que podemos describir muy sencillamente: Si hay un presupuesto, será inevitable que se reflejen en él todas las abrumadoras deficiencias y necesidades que sufre la comunidad. El responsable de todas ellas sería, lógicamente, el presidente del gobierno y, con él, su partido, el PSOE.

Si por el contrario no lo hay y, de paso, conseguimos convencer a la opinión pública de que no hay presupuesto porque Podemos plantea condiciones inaceptables (“chantaje”), el responsable será ese partido. Siendo incuestionable que quien tiene la obligación de presentar y aprobar el presupuesto es el gobierno y no la oposición.

Por lo tanto la consigna sería: que no haya presupuesto y aguantar hasta el final. En ello están.

fuente

ATTAC en Aragón no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización. 

Red Renta Básica Simposio 2, 3 y 4 de Noviembre 2017 en Zaragoza

EL GRAN ENGAÑO” que analiza el Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración

CONACENTO Periódico alternativo de información y opinión en Aragón

EL SALTO el primer GRAN MEDIO financiado por la gente.

ARAINFO Periodismo sin limites en Aragón

Campaña NO al TTIP-CETA

Video manifestación de Zaragoza contra TTIP y CETA

La Banca o la Vida (video)

Análisis de la Deuda del Estado Español

“NO al tratadoTransatlántico de Comercio e Inversiones” Carlos Sanchez Mato

Fraude Fiscal y Corrupción. 2º Aniversario Attac en Aragón. Raul Burillo

Síguenos

Campañas de Attac

RSS Noticias de Attac España

Aqui hablamos de …

Banco de España (deuda pública)

Blogosfera Attac en Aragón

Blogosfera en Aragon

Blogosfera interesante

Libros e Informes de interés

Periodicos Digitales y Radios Libres

Suscríbete

Si desea recibir un boletín con las últimas publicaciones destacadas, introduzca su dirección de correo.