SUÁREZ Y SU TEORÍA

3 mayo 2017 | Categorías: Noticias | |

Antonio Piazuelomiembro de Attac en Aragón

A principios de la transición política, hace cerca de cuarenta años, la periodista Pilar Urbano era una profesional a la que se consideraba muy próxima a La Moncloa. Esa proximidad le permitió divulgar una curiosa teoría que, al parecer, sostenía Adolfo Suárez en conversaciones privadas y, gracias a la cual, el llorado presidente, al que ahora dicen las encuestas que preferiríamos ver de nuevo al mando (¡a buenas horas, mangas verdes!), se sentía optimista incluso en las peores situaciones. Era la Teoría de la Mierda -con perdón- y, según su creador, consiste en que a lo largo de la Historia los españoles hemos demostrado con creces una enorme tolerancia hacia esta fétida sustancia, de modo que no nos molesta mucho caminar con los zapatos hundidos en ella, incluso sumergir medio cuerpo y seguir avanzando como si tal cosa. Pero, ¡ay!, cuando el nivel excrementicio llega a un punto intolerable –pongamos por caso, a la altura de la boca- siempre nos sacudimos las heces a manotazos y no paramos hasta dejarlo todo como los chorros del oro. Si alguno de los lectores más jóvenes piensa que acabo de inventarme esta teoría, le remito a las hemerotecas.

Tal vez llevara razón el primer presidente de la democracia y ese sea un rasgo característico de los españoles (sin duda compartido con muchos de los catalanes que no se consideran tales: véase Tres per  cent). Si así fuera, me temo que el zafarrancho general tiene que estar a punto de dar comienzo… a partir de la capital del Reino. Más exactamente, a partir del kilómetro cero, que es donde se ubica la sede del gobierno de la Comunidad de Madrid. Allí donde reinaba hasta hace poco el actual inquilino de la prisión de Tres Cantos, Ignacio González.

Desde luego, en la primera parte de la teoría acertaba. Quiero decir en lo de la tolerancia: para certificarlo no hay más que ver las toneladas de fiemo acumuladas durante las últimas décadas en Valencia, Baleares, Madrid, Murcia o Cataluña, y los resultados electorales que se han venido produciendo en esas comunidades. Pero la última paletada que el juez Eloy Velasco ha lanzado sobre este gigantesco estercolero con su Operación Lezo reúne todos los requisitos para pensar que el nivel de porquería ha llegado a tal altura que, a partir de ahora, si queremos respirar no nos quedará otra que tragar buenas cantidades de un manjar tan poco apetecible. Si Suárez acertaba también en la segunda parte, algunos pueden ir preparándose.

Porque al caso no le falta ni un solo ingrediente. Hay en él políticos, ¿cómo no?, hay rufianes y rufiancillos (no sean malpensados, no estoy hablando de Cataluña), hay empresarios muy principales, alguno amigo del Rey y otro, ministro con Franco. Hay financiación ilegal del PP, ¿cómo no? Hay policías fulleros y magistrados –o magistradas- correveidiles que dan el agua a los cacos cuando la pasma se acerca al lugar del saqueo. Hay secretarios de estado que se reúnen con esos cacos al día siguiente de haber sido advertidos de que se les investiga, y juran y perjuran que hablaron de otras cosas. Hay mensajes SMS del ministro de Justicia (¿?) en los que hace votos para que “se cierren los líos” en los que está inmerso el cabecilla de la organización. Hay micrófonos que se colocan con nocturnidad en un despacho privado, y no lo hacen espías poco escrupulosos sino guardias civiles, que abren las puertas con ganzúa por orden de un juez. Un juez que está hasta el moño de ver cómo alguien avisa a los investigados siempre que decide intervenir un teléfono para que, a través de él, hablen exclusivamente de fútbol… o del tiempo. Hay cantidades astronómicas de dinero de todos que van y vienen de paraísos fiscales hasta que se pierden por el camino y encuentran acomodo en bolsillos particulares. Hay negocios ruinosos para usted y para mí, no para ellos: empresas desconocidas que, sin ningún motivo que se pueda adivinar, se compran hasta por veinte veces su valor (y más) con cargo a las arcas públicas. Todo ello presuntamente, no faltaba más.

Pero hay algo más que hace especialmente irrespirable el ambiente y me lleva a creer que la cota de mierda ha alcanzado ya una altura inaceptable. Hasta ahora, a trancas y barrancas, una serie de jueces decididos a cumplir con su deber y una Fiscalía Anticorrupción, intachable en general, han puesto en claro una buena cantidad de asuntos sucios. Y lo han hecho a pesar de todos los palos en las ruedas, de la escasez de medios que los últimos gobiernos han puesto a su disposición, de las trabas para facilitar información clave por parte de las administraciones, del eterno arrastrar los pies con el que muchos dirigentes políticos simulan combatir la corrupción. Y de un sistema procesal que nadie se decide a cambiar aunque proporcione mil y un subterfugios para dilatar la acción de la Justicia a los picapleitos que defienden a los chorizos más egregios. Y más ricos, que los rábulas pasan elevadas minutas.

He dicho hasta ahora porque (también presuntamente, por supuesto) parece que alguien ha decidido que eso debe cambiar. La cosa empieza cuando Consuelo Madrigal, la anterior Fiscal General del Estado nombrada por el gobierno del PP, recibe sugerencias “desde arriba” para cambiar a ciertos fiscales que llevan casos relacionados con el partido gubernamental (y al de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, donde presumiblemente acabarán todos esos casos). También se sugiere a Madrigal el nombre de quien ha de sustituir, tras su jubilación, al fiscal Salinas al frente de Anticorrupción. El candidato “bien visto” es Manuel Moix, el único de los aspirantes sin ninguna experiencia en esa materia aunque había ocupado con anterioridad la Fiscalía Superior de Madrid. Veamos algunos de los indudables méritos que el fiscal Moix hizo desde ese cargo.

Por ejemplo, se negó a acusar de desobediencia a Esperanza Aguirre cuando se largó delante de las narices de los agentes de la Policía Municipal que estaban sancionándola por aparcar indebidamente.

Por ejemplo, se opuso a que Rodrigo Rato durmiese en dependencias policiales cuando le detuvieron por fraude, desfalco y blanqueo de capitales. Todo lo contrario del celo con el que impulsó la acusación contra el juez Elpidio Silva, que había tenido la mala idea de enjaular a Miguel Blesa. Intentó, además, abrir un proceso penal contra los medios de comunicación que investigaban los correos de Blesa y las tarjetas black. No lo consiguió, pero inició una investigación –también penal- sobre la filtración. Según dijo el propio señor Moix, “de lo poco que he leído sobre esos correos no se desprende ningún hecho ilícito”. Llama la atención que el Fiscal hubiese “leído poco” de unos correos que el resto de los españoles habíamos leído con tanto interés. No es de extrañar, pues, que no viera nada ilícito: a lo mejor solo leyó las fechas y el encabezamiento. También intentó archivar el caso del espionaje en la Comunidad de Madrid… ¿Puede extrañarle a alguien que Ignacio González y su buen amigo Eduardo Zaplana se felicitasen por su nombramiento como Fiscal Anticorrupción?

Porque finalmente le nombraron. La señora Madrigal, a quien se daba por segura para seguir en la Fiscalía General, se mostró poco receptiva a las sugerencias y a última hora el Gobierno cambió de opinión para sustituirla por José Manuel Maza, tan conservador como ella pero mucho más abierto a recibir otros puntos de vista. Y, oiga, hechos son amores: toda una escabechina en las fiscalías calientes y Moix nombrado Fiscal Anticorrupción. Aunque otros fiscales habían advertido a Maza sobre la existencia de esa grabación de la charla entre González y Zaplana.

Y ya en su nuevo cargo, el señor Moix ha seguido haciendo nuevos méritos. Para empezar, oponiéndose al registro de un despacho vinculado a Ignacio González tras su detención aunque tuvo que dar marcha atrás después de la rebelión de sus subordinados, que se vieron obligados a poner en marcha un procedimiento excepcional previsto en el Estatuto de la Fiscalía. Para continuar, ordenando al fiscal que se encarga del caso que abandonase Anticorrupción y, como Miguel Ríos, volviese a Granada. Por el camino ordenó también que los fiscales no acusaran a los imputados de constituir una organización criminal. Teniendo en cuenta que el código penal define organización criminal como “la agrupación formada por más de dos personas con carácter estable o por tiempo indefinido, que de manera concertada y coordinada se repartan diversas tareas o funciones con el fin de cometer delitos, así como de llevar a cabo la perpetración reiterada de faltas”, cuesta adivinar por qué. A lo mejor así se entiende mejor que no encontrara nada ilícito en los correos de Blesa.

Se puede pensar, ¿por qué no?, que son discrepancias técnico-jurídicas normales, como cree el ministro del ramo, pero llama la atención que el fiscal Moix discrepe siempre, por así decirlo, hacia el mismo lado. También se puede pensar, como han hecho los partidos de la oposición citándoles a él y a Maza en el Parlamento, que la independencia de los jefes de los fiscales está en entredicho. Y hasta se puede pensar, como dice un amigo mío un poco bruto, que nos mean y dicen que llueve.

En todo caso, si Adolfo Suárez tenía razón, vayamos preparando el mocho y el detergente porque hay tajo por delante.

 

ATTAC en Aragón no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización. 

EL GRAN ENGAÑO” que analiza el Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración

Uiversidad Verano 2017 de ATTAC

CONACENTO Periódico alternativo de información y opinión en Aragón

ARAINFO Periodismo sin limites en Aragón

Campaña NO al TTIP-CETA

Video manifestación de Zaragoza contra TTIP y CETA

La Banca o la Vida (video)

Análisis de la Deuda del Estado Español

“NO al tratadoTransatlántico de Comercio e Inversiones” Carlos Sanchez Mato

Fraude Fiscal y Corrupción. 2º Aniversario Attac en Aragón. Raul Burillo

Síguenos

Campañas de Attac

RSS Noticias de Attac España

Aqui hablamos de …

Banco de España (deuda pública)

Blogosfera Attac en Aragón

Blogosfera en Aragon

Blogosfera interesante

Libros e Informes de interés

Periodicos Digitales y Radios Libres

Suscríbete

Si desea recibir un boletín con las últimas publicaciones destacadas, introduzca su dirección de correo.