Un sobre, dos sobres, tres sobres… Juega a ser parte de la trama del ‘boom’ inmobiliario

26 noviembre 2017 | Categorías: Opinión | |

Un juego de mesa te invita a crear una trama de contactos con políticos y constructores que te permita construir proyectos faraónicos como Marina d’Or o el aeropuerto de Castellón

Construye tu propio proyecto faraónico, financia el aeropuerto de Castellón, haz buenas migas con los grandes constructores de este país. Quizá estas Navidades prefieras dejar de jugar al parchís y discutir cuánto hay que contarse cuando uno se come al otro y quieras convertirte en un especulador de los mejores años del ‘boom’ inmobiliario. Quizá la resaca del día 1 se sufra menos repartiendo sobres y llevándote el dinero a paraísos fiscales. Dos españoles han decidido crear un juego de mesa con políticos, constructores reales y proyectos ruinosos con unas reglas del juego que están basadas en la triste realidad.

El juego ‘Ladrillazo’ surgió en la casa de dos amigos que en 2013 decidieron reírse de un país que permitía que cuatro treintañeros con estudios universitarios y trabajo tuvieran que compartir piso sin posibilidad de aspirar a vivir solos y ni siquiera pensar en comprar uno. “Nos lo pasamos tan bien la primera vez que jugamos que vimos que de aquí podría salir algo”, cuenta Francisco Fernández, uno de los creadores.

Empezaron a perfeccionarlo y ampliar las cartas de personajes y megaproyectos. El juego llegó a tener 500 cartas, aunque han conseguido reducirlo a unas 160 ilustradas por dos dibujantes. Ruiz-Gallardón, José Blanco, Jaume MatasEnrique Ortiz… Pero también, la candidatura olímpica de Madrid, Eurovegas, Marina d’Or, el IV Centenario del Quijote… “Descartamos a Rita Barberá pero le hicimos un pequeño homenaje con la Vuelta al Mundo a Vela”, ironiza Francisco.

Cartas del juego de mesa 'Ladrillazo'.
Cartas del juego de mesa ‘Ladrillazo’.

La labor de documentación ha sido extensa y ha durado varios años. “No son casos de corrupción, sino de especulación inmobiliaria. Me he quedado simplemente con los indicios”. Dice este diseñador industrial que el juego ayuda a entender aquel lobby de “constructoras, medios de comunicación, bancos y políticos intentando sacar tajada” entre 1998 y 2008. “Cuando a nadie le importaba si era ilegal o no. Cuando las cosas simplemente se hacían sin que nadie considerara que aquello estuviera mal”.

 

 

 

¿Cómo se juega? Debes formar una trama de contactos para construir proyectos cada vez más grandes. Los terrenos y los ciudadanos son la materia prima para ello. Con ellos tendrás que convencer a políticos y constructores cada vez más importantes para que se hagan amigos tuyos. A medida que crece tu red de contactos puedes colocar proyectos en la trama (autopistas, urbanizaciones…) que son las cartas que te dan dinero. Ese dinero puedes evadirlo a paraísos fiscalespara salvarlo del resto de jugadores o patrocinar eventos que te hagan extender tu trama.

Las fichas son sobres que te da un dispensador opaco. Nadie sabe cuánto dinero queda, por lo que tendrás que arriesgarte; cuando se acaban los sobres se acaba la burbuja y, por tanto, el juego. “Por ejemplo, para construir Eurovegas necesitas cinco o seis puntos de político porque ese proyecto es carísimo. Para tener esos puntos necesitas a muchos políticos o a pocos poderosos. Y es difícil conocer a Aznar si antes no conoces a un político menos poderoso. Vas a ir viendo como al principio puedes construir el Centro de Interpretación del Atún de Almadraba o el Centro de Interpretación de las caras de Bélmez, que son baratos, pero que existen y fueron absurdos. Y al final del juego lo das todo y construyes Marina d’Or, la línea 9 de metro de Valencia, alguna estación de AVE…”.

 

 

“A todo el que juega le afecta emocionalmente”, explica Francisco. “Cuando ves las cartas verdes, que son las de los terrenos amenazados por la burbuja, te das cuenta de que estaban jugando con Doñana o la Operación Chamartín. Todos tenemos una memoria personal de aquello pero a la vez te encuentras con cosas de otros sitios que no conocías con historias muy chiripitifláuticas”.

Francisco y su socio han conseguido terminar de sacar el proyecto adelante gracias al ‘crowdfunding’. Pedían 5.000 euros para abonar el último pago de la imprenta. Han conseguido cerca de 8.000. Ellos han asumido el gasto de diseño -han contratado a los dos ilustradores- y los primeros gastos de producción.

 

 

Han imprimido 2.000 juegos de mesa, cuando lo normal, según el creador, es que los nuevos proyectos no pasen de 500. Y tienen esperanzas de no perder dinero porque creen que no solo está destinado a los ‘jugones’ sino también a arquitectos o economistas. En Valencia un profesor de arquitectura y en Madrid uno de economía les han pedido sendos juegos para poder utilizarlos en clase.

Este lunes harán la presentación oficial en Madrid y entregarán a los mecenas que más han pagado las primeras unidades. “Veremos vídeos de la época que se nos han olvidado a todos pero que están ahí, y sucedieron”. Como buena recreación de la burbuja habrá jamón y vino para festejarlo.

fuente

ATTAC en Aragón no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización. 

EL GRAN ENGAÑO” que analiza el Plan Aragonés de Saneamiento y Depuración

CONACENTO Periódico alternativo de información y opinión en Aragón

EL SALTO el primer GRAN MEDIO financiado por la gente.

ARAINFO Periodismo sin limites en Aragón

Campaña NO al TTIP-CETA

Video manifestación de Zaragoza contra TTIP y CETA

La Banca o la Vida (video)

Análisis de la Deuda del Estado Español

“NO al tratadoTransatlántico de Comercio e Inversiones” Carlos Sanchez Mato

Fraude Fiscal y Corrupción. 2º Aniversario Attac en Aragón. Raul Burillo

Síguenos

Campañas de Attac

RSS Noticias de Attac España

Aqui hablamos de …

Banco de España (deuda pública)

Blogosfera Attac en Aragón

Blogosfera en Aragon

Blogosfera interesante

Libros e Informes de interés

Periodicos Digitales y Radios Libres

Suscríbete

Si desea recibir un boletín con las últimas publicaciones destacadas, introduzca su dirección de correo.