El Gobierno de Navarra podrá expropiar viviendas que lleven dos años desocupadas

El Tribunal Constitucional ha avalado que el Ejecutivo pueda acometer expropiaciones de viviendas que estén en manos de personas jurídicas.

El Tribunal Constitucional ha avalado que Navarra pueda expropiar viviendas cuando hayan estado desocupadas por dos años, pero ha cerrado la puerta a que las expropie por razones de interés social vinculadas a desahucios de personas en situación de emergencia.

En su sentencia, el alto tribunal avala que Navarra considere causa justificada para la expropiación de una vivienda (que esté en manos de personas jurídicas, es decir, no en manos de particulares) el hecho de que no haya sido ocupada durante dos años y siempre que la propiedad haya desatendido una advertencia previa en ese sentido.

Sin embargo, el alto tribunal ha anulado otra parte de la Ley Foral de la Vivienda de 2013, por invadir competencias del Estado. Se trata de las disposiciones de la norma navarra que declaran causa suficiente para la expropiación el interés social derivado de que hayan sido desahuciadas de esa vivienda, por bancos o entidades similares, personas en situación de emergencia social.

El Gobierno central recurrió la norma navarra, que fue suspendida provisionalmente por el Constitucional durante años, por dos motivos. Por un lado, porque el régimen sancionador de la norma tipifica como infracción muy grave el no dar uso efectiva a la vivienda durante dos años siempre que su titular sea una persona jurídica (es decir, que no sea propiedad de un particular).

Además, ese régimen sancionador considera causa justificativa de la expropiación forzosa por incumplimiento de la función social de la propiedad el hecho de no atender un requerimiento para poner fin a tal situación. El TC ha considerado que esos apartados de la ley recurrida son constitucionales.

fuente

ATTAC en Aragón no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización. 

ATTAC en Aragón no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.